Posibles lesiones al correr y cómo evitarlas

evitar lesiones al correr

Correr es una manera natural para mantenernos en forma, aunque también es una de las actividades que generan mayor impacto para nuestras caderas, rodillas, tobillos y pies. La mayoría de nosotros a la hora de hacer Running podemos sufrir algún tipo de lesión.

Existe un caso sorprendente de esta práctica y es Lorena Ramírez, perteneciente a la raza Rarámuri del norte de México, que con 24 años ya ha ganado cinco veces un ultra maratón de 100 km y solo una vez la escucharon quejarse por un dolor de rodillas. Ella es una corredora atípica porque lo hace con un atuendo propio de su raza y en sandalias. Si, en sandalias, ella corre con unas Huacharas, son calzados artesanales de ellos, hechos de cuero vacuno.

 

Lorena y su familia lo utilizan habitualmente para trabajar en el campo. La raza Rarámuri históricamente se la conoce por su resistencia física y por sus dotes para correr largas distancias. Me pareció bueno inspirarnos a tomar consciencia de nuestro poder corporal y también de lo que sentimos dentro de ellos. Si bien existen casos excepcionales como esta joven, el resto de nosotros debemos prestar especial atención a nuestras zapatillas a la hora de practicar este deporte.

Lo que evaluemos al correr también nos indicará si sufrimos algún tipo de lesión o dolencia. Llevar a cabo ciertas medidas que logren evitarnos potenciales magulladuras, lograran que en nuestra vida hacer corrida, sea una aventura saludable de la que podamos disfrutar.

 

¿Qué debemos saber si queremos evitar lesiones antes de comenzar a correr?

Como primera medida debemos tener en claro que existen tanto diferentes tipos de pisadas como diferentes tipos de personas. Ninguno de nosotros puede realizar una actividad pensada para el cuerpo de alguien más, una técnica correcta podrá ser efectuada aprendiendo sobre las limitaciones que cada mente y constitución física en particular posee. Las recomendaciones en estos casos son las de efectuar un previo estudio biomecánico de la pisada que consistirá en analizar al pie cuando estamos estáticos y cuando estamos realizando algún tipo de movimiento.

 

Mediante el análisis adecuado de este estudio podremos prevenir diversos tipos de dolencias que suelen presentarse. Las mismas pueden estar dentro de la categoría de esguinces, basculaciones pélvicas y tendinitis, entre otras. Es necesario que examinemos posibles partes del cuerpo que puedan llegar a estar afectadas principalmente por una pisada que la mayoría de las personas tenemos desequilibrada.

 

Saber cómo se puede corregir esta dificultad es un gran beneficio. Para un atleta profesional se recomienda poder captar el momento en que realiza una carrera, con el fin de que un experto pueda evaluarlo y así mediante diferentes tipos de software podrá analizar cada pie por separado, dando lugar a un tratamiento especialmente diseñado. Otras recomendaciones son estar conscientes del peso que tenemos en el momento de querer empezar a correr saber si eres pronador, supinador o neutro, cómo es tu arco, si es alto, bajo, si tienes pie egipcio, entre otras particularidades.

 

posibles lesiones al correr

 

¿Cuáles son las diferentes lesiones que podríamos sufrir?

Las posibles lesiones que podríamos sufrir son múltiples, aunque lo importante es concentrarse en una correcta evaluación del pie para evitar las que son más frecuentes:

 

Dolores musculares en los gemelos

Las dolencias de este tipo pueden ser generadas por una tensión extrema en ciertos puntos claves, estos se tensan y son muy dolorosos, son llamados “puntos gatillos”. Se van creando mecanismos de lesiones que permiten al músculo ir acortándose cada vez más y eso ayuda a generar un gran dolor. La forma correcta de rehabilitarnos es con fisioterapia, tratando de ir renovando nuevamente la elasticidad. La forma de prevenirlo es practicando nuestra elasticidad paulatinamente en la zona de los gemelos, estirar siempre antes, luego de una actividad física y mantenernos bien hidratados.

 

Osteopatía dinámica del pubis (pubalgia)

Los músculos abdominales y abductores de las piernas se insertan en la zona pubiana y se resienten cuando practicamos actividades en zonas de terreno desniveladas que logran recargar la zona pélvica. Prevenirlo dependerá de la capacidad que tengamos de fortalecer la zona abdominal como también la de mantener una correcta elasticidad en los abductores. Si se llegara a generar molestias difusas, a raíz de los entrenamientos, se recomienda un reposo completo para que no recaigamos nuevamente en el dolor y evitemos volver a entrenar hasta que la zona afectada no se haya desinflamado en su totalidad.

 

Dolor en la espinilla (Periostitis tibial)

Se trata de un dolor intenso en los músculos y tendones que están insertados en el hueso tibial; si bien estos malestares son bastante frecuentes para los atletas profesionales, si nosotros llegásemos a notar que empeora cuando corremos es porque tenemos que frenar, si no se seguirán acumulando traumatismos que luego pasarán a inflamarse empeorando nuestra condición física. Las mejores formas de prevenir y/o tratar las dolencias en estas zonas, es a partir del uso de un buen calzado los cuales nos facilitarán una sujeción del arco plantar adecuada y una absorción correcta del impacto al pisar.

 

Para volver a practicar, debemos evitar la sobre carga en la zona de la tibia y para eso busquemos superficies blandas como el pasto y la tierra que son mejores opciones para el impacto. Una vez que terminemos de ejercitar hemos de intentar poner hielo en la zona alternándolo enseguida con un poco de calor y posteriormente daremos un masaje suave en la parte afectada.

Como hemos podido percibir la mayoría de lesiones son eludibles con el uso correcto de calzados, la realización de un estudio biomecánico de la pisada y con la correcta escucha que hagamos de nuestro cuerpo.

 

Esperamos que con este artículo puedan derribarse ciertos miedos que nos llevan muchas veces a posponer su práctica o simplemente a creer que no es para nosotros. Ya sabemos que, si queremos hacerlo correcta y sanamente, debemos ajustar la práctica a nuestros tipos específicos corporales. Esto se logra simplemente conociendo sobre nuestras limitaciones, sobre nuestro peso, usando un calzado cómodo y evitando cansarnos excesivamente para poder ir avanzando de a poco en nuestra resistencia física.

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Tabla de contenidos

Artículos relacionados

que es el running

¿Qué es Running?

Desde tiempos inmemoriales, el hombre corrió por infinidad de motivos: escapando de situaciones peligrosas, yendo detrás de una presa para cazarla y alimentarse o simplemente